martes, diciembre 22, 2009

Entrada Extraoficial

Un año.


Un año de tenerte en mis brazos, de saber que eres mía.

La gente mayor siempre dice "Lo entenderás cuando seas madre" y hoy puedo decir que es de las mayores certezas que he tenido en mi vida, amas a tus hijos así sin más, cuando los ves a los ojos descubres pureza... descubres vida.

Recuerdo bastante bien (y creeme, lo seguiré haciendo toda mi vida) todo lo que hice ese 22 de diciembre, revisé tres veces la pañalera, guardé mi ropa en la maleta con mucha calma, no desayuné nada, mi mamá era un manojo de nervios.

Ya en el hospital, mientras me ponían la epidural pensé mucho en ti cariño, en que oficialmente en cuestión de minutos mi vida iba a cambiar para siempre, tuve miedo hasta ese momento, me rodaron dos lágrimas, el anestesiologo pensó que era de dolor. Lo mejor sucedió cuando Polo, mi ginecólogo dijo  "ya está Faby, vamos a sacar a tu bebé", "Bring it on" dije, todos los doctores (y yo) dimos una carcajada.

Y te escuché llorar.

Era un llorar tan fuerte, y tan agudo que parecía el de un gatito, estiré el cuello lo más que pude para poder verte, corazón, eras tan chiquitita... tu pie medía a lo mucho 5 centímetros (con todo y deditos) te limpiaron un poco y te pusieron junto a mi... tenías los ojos abiertos, unos ojos enormes, unos ojos negros y bonitos, según la familia son mis ojos... para mi los tuyos no tienen comparación, son perfectos y nada más.



Mi vida cambió y me encanta, he aprendido mucho de ti y aunque eres un bebé todavía me haz hecho sentir muy orgullosa, tu primer risa (fue el 12 de abril... y sin mirar el calendario)  cuando probaste tu primer papilla, tu primer chocolate, tu gateo, tu primer palabra... cuando permaneciste de pie sin apoyo... son logros que siento mios, me haces sentir viva y le inyectas ese "no se qué" a las cosas que me ayuda a seguir adelante... por que sí, hay días difíciles, pero por cada uno de ellos me das veinte más que son hermosos.


Seguirás creciendo al igual que yo y eso es algo que no podré cambiar, algún día te irás de mi lado y algún día tendré que dejarte... soy muy consiente de ello, mi cabeza lo repite cada que te arropo para dormir, por esohijita quiero exprimir hasta el último día que pueda estar contigo, quiero llenarte de recuerdos bonitos con tu mamá, para que cuando no esté baste alguna canción, alguna película o algún lugar para recordar que alguien te amó hasta el final.

Feliz cumpleaños número uno Helen, ya leerás esto un día y te apuesto que vas a estar llorando tanto como yo, se que sin decírtelo lo sabes, pero aquí te va, para que no hayan dudas.

Te amo.

2 pensamientos.:

El Escritor de Pacotilla dijo...

Algún día Helena leerá esto, atesora este documento escrito por tí, imprímelo y guardálo para que lo lea en el futuro.

~Px dijo...

Imaginate todo lo que será el próximo año

What Would Lisbeth Do?