martes, junio 26, 2012

De esas "entradas" personales.

Gracias a dios el flujo de este blog es bajísimo y puedo escribir a mis anchas,  esta vez, si es que tus ojos pasan por aquí, seas quien seas quiero decirte: necesito un consejo.


No podría dar mis usuales dramas y decir que odio mi trabajo, quizá lo que odio es cómo este mundo se mueve, como funciona, me siento decepcionada y ya me pasé toda la tarde llorando... como si con eso arreglara algo (al final creo que lo he hecho sonar dramático, lo siento)


Despierto todos los días a las cinco de la mañana (a veces antes) dejo mi casa lo más escombrada que puedo, el uniforme de mi hija recién planchado, la mochila, las tareas,  la cama tendida... todo para poder llegar derrapando al trabajo que me queda al otro extremo de la ciudad,  estar allí ha sido difícil... lejos de ser algo que no me apasiona, sin duda alguna lo que más me duele ha sido dejar a mi hija, extraño despertar con ella, alistarla, llevarla a la escuela, recogerla... simplemente estar con ella... estar para ella. Y cuando sin querer la despierto y me dice "Mamá, por favor no te vayas, quédate conmigo" me hace cachitos el corazón y me dan ganas de tirarme a llorar allí.


Trabajo muy duro,  llego a tiempo, no llevo enemistad con nadie, he sido buena compañera y pese a ello, pese a todo lo que dejo y lo que entrego día tras día hay alguien que, por el hecho de tener un esposo, un tío, un padre "influyente" o simplemente tener las piernas bien abiertas a cualquier oportunidad trabaja "simbólicamente" llega tarde (o ni siquiera llega),  no se cansa, no se lleva trabajo a casa cada fin de semana y claro... gana más que tú.


¿Qué recibimos? ¿cual es la recompensa por mantener el principio de la palabra "trabajo"? ¿cómo es pagada mi integridad?  respuesta: vejaciones, malos tratos, más trabajo (ese que las recomendadas y fáciles no hacen) y "amenazas" disfrazadas de comentarios, llevo semanas sintiendome así y no he encontrado una válvula de escape adecuada, creo que no debería saberlo mi mamá, si le doy una razón para preocuparse, para no disfrutar su viaje, para hacerla sentir que "no doy el ancho" me voy a sentir como la peor de las estúpidas... no quiero preocupar a nadie... así que he tocado fondo sola.

Justo en este momento pienso que no lo vale, el dinero que me pagan no lo vale, no vale el tiempo perdido con mi hija, no vale sentirme como me siento, no vale mis lágrimas, ni mi insomnio, ni mi estrés, el mundo me quiere vender la idea de que solo cubriendote de toda esa suciedad, volviendote parte de todo eso que odias es como conseguirás "algo".

Pero luego pienso en mi madre, y que pese a tener que navegar en toda esa mierda (disculpen la expresión) por casi treinta años, jamás... JAMÁS se ensució,  no dudo que se habrá sentido como yo, pero no dejó de luchar... ¿qué hubiera sido de ella y de mi si hubiera tirado la toalla como yo estoy pensando hacerlo? ¿qué puede pasar conmigo, con mi hija si lo hago?


NO, NO ME VOY A RENDIR ANTE EL SISTEMA.


Pueden seguir cargandome de trabajo, pueden seguir haciéndome llorar algunas veces, pueden pasarme cuantas veces sean sus jugosos cheques en la cara por sólo preparar café, pero no voy a dejar de ser quien soy, ni que me ensucien, yo CREO en que las cosas serán diferentes, en que llegará el turno de las personas honradas, trabajadoras, nobles para mover su pieza.


Pese a lo mal que me siento, no me pienso rendir... no ahora.

5 pensamientos.:

Lili dijo...

Creo que nunca te lo he dicho, pero con lo que te conozco y se de ti siempre he admirado mucho tu coraje, como no te has rendido con situaciones que a mi me hubieran tumbado a la primera y como le has hechado ganas a muchas cosas. Por eso, no te rindas. Mi mamá siempre me dice que gente así hay en todos lados y es cierto, echale muchas ganas que yo confío y pediré a Dios porque todo lo que te esfuerces y aguantes te sea recompensado. Te quiero :') ando ultra sensible hoy perdona.

El Escritor de Pacotilla dijo...

Vas por el buen camino de la sabiduría aplicada, es tortuoso, todos alguna vez hemos sufrido ese tipo de cosas cuando entras al trabajo, mucha gente luego me dice que ahora me la paso bien, pero no saben el fondo del asunto, cuanto tuve que sufrir, a eso agrégale tus propias funciones como madre.

Nunca te rindas, cada adversidad, cada obstáculo es más una prueba para que la superes, confío que en el futuro todo será mejor, que esos nubarrones en tu vida se vayan a otro lado.

Uno puede optar por dos cosas ante los problemas: sufrir o vivir con ello y evitar en lo posible que te afecten.

Con afecto.

Izra Pound dijo...

Eres de mis personas favoritas en el mundo, no te rindas nunca.

http://www.youtube.com/watch?v=SIp89kPl2ZY

L. Nuez dijo...

Se llama “ Presión acumulada de vivir en la ciudad ” Cuando naces en ella, sea, la ciudad, la convivencia social y personal para con tu verdadero yo, no la señorita ¿Vélez?, se pierde en el vertiginoso soplar de los años; crees que vives el hoy pero piensas constantemente en el mañana, la presión, si la pinche cuerda en que estas caminando va a soportar. Tal vez no lo sientes ahorita, porque eres joven, pero con el pasar de los años se agrava. Así se vive en la ciudad, si realmente quieres triunfar vives un día por delante. Lo que sucede es que añoras la vida que está en otra parte, ya no aquí, sino allá. ¿Eres el eco de quien gritó en tu interior? Espero estar equivocado. Al menos así alguien saldrá a dar la cara y decir estoy aquí.
¿Me explico? Vive ahorita, mira hacia adelante.

The dream is over
What can I say?
The dream is over
Yesterday
I was the dream weaver
But now I'm reborn
I was the Walrus
But now I'm John
And so dear friends
You just have to carry on
The dream is over

Señorita Escarlata dijo...

Vivo ahorita, si no como mierdas (sin ofender, eh?) podría ver hacia adelante?

Gracias por tu comentario, me dejó pensando...y esa canción de Lennon, damn...me ganaste Nuecesita, me ganaste.

What Would Lisbeth Do?