sábado, febrero 05, 2011

Un día bastante triste...

Hoy habría sido tu cumpleaños, con seguridad te habría llamado por teléfono para felicitarte y estoy casi segura de que Lena y yo habríamos ido a tu casa a dejarte un pastel hoy mismo o el día siguiente.

Gracias nuevamente por todos tus cuidados, el amor tan puro que le diste a mi hija y por el apoyo fuerte e incondicional en mis momentos más difíciles, fuiste la combinación perfecta entre confidente, amiga y madre, la deuda que tengo contigo jamás podré pagarla.


Feliz cumpleaños Martha, excelente enfermera y bailarina de tango, el vacío que haz dejado es irreparable, te extrañaremos toda la vida.






1 pensamientos.:

Christopher Castro dijo...

Aunque se fue, se queda su sonrisa clavada en el corazón...

What Would Lisbeth Do?